Blog

Imprimir

Al otro lado del mundo la hinchada sorprendió al Mundo.

Escrito por Nano Gonzales En .

 

Los recuerdos del Mundial, aún rebotan en mi mente y deseo compartir con ustedes algo mas de esta inolvidable experiencia.
Al otro lado del mundo la hinchada sorprendió al Mundo.

Escribí esta columna, poco antes de partir de Tokyo,  desde el mismo campo de juego  del  Yoyogi Nacional Stadium, sede del campeonato Mundial de Voleibol Femenino Japón 2010. Lugar donde la Hinchada peruana sorprendió al Mundo.

Nuestros compatriotas  mostraron una inagotable pasión para alentar  a la selección durante su participación en cada uno de sus juegos, fue sorprendete ver a  casi  4 000 compatriotas alentando en el partido contra Japón, este apoyo, sobrepasó  todas las expectativas, del equipo, del Perú y del Mundo entero. 

Aquella tarde cuando caminaba por las instalaciones del Yoyogi, me sentía como si estuviera en casa;  por primera en el “mundo al revés” donde solía sentirme tan extraño,  todo me era muy familiar:  La gente, los gritos, las camisetas, las caras pintadas de rojiblanco; me hacían sentir que algo muy especial iba pasar esa noche y no me equivoqué. Desde muy temprano los peruanos empezamos  a  transformar lo que usualmente es una extremadamente planificada fiesta nipona,  en una colorida, alegre y espontanea expresión del amor  que sentimos todos lo peruanos  por nuestro país; amor que a miles de kilómetros de nuestra tierra no lo dude,  se multiplica por un millón.

Tan impactante fue la presencia de la hinchada peruana, que incluso la prensa local comentó que por primera vez en la historia el equipo japonés no pudo sentirse local  en su propio coliseo: “Por momentos parecía que el Mundial no se estaba jugando en nuestro país” cito la prensa local.  La FIVB, por su parte,   destacó la pasión de nuestra tierra en su web site con  un artículo titulado; “Los fanáticos peruanos trajeron la pasión sudamericana a Tokio” Ver Artículo, El Sí se puede!, remeció el Yoyogi, y todos empezaron a preguntar el significado de cada una de las frases  que lanzaban los miles de peruanos  desde las graderías.

Y más aún, como si se tratará de un acuerdo con el destino el apagón no solo demoró el juego,  sino que desarticuló la sistematizada y entrenada  barra japonesa;  y permitió que la hinchada peruana  sin ninguna coordinación previa  de clases de pasión y entrega  a la hora de alentar y  eso es algo que ahora todo el  mundo comenta.

Con aquella imborrable imagen en mi mente, pienso en el Mundial Juvenil que se realizará en nuestro país el 2011. Los peruanos  tenemos la oportunidad de sorprender nuevamente al mundo,  si en Japón 4000 peruanos pudieron armar una fiesta bicolor, en  nuestra casa podemos hacer mucho más que eso; para lograrlo el compromiso debe estar no solo por parte de la hinchada sino también de los patrocinadores, que por tratarse de un Mundial, deberían dejar sus colores corporativos por un momento,  para pintar  el Mundial de Rojo y Blanco.

La tarea  no es  tan complicada como parece, Juntos podemos!

Nano Gonzales