Imprimir

Entrevista: Otra Pregunta - Gaby Pérez del Solar

Escrito por vivevoley.com En .

gabyygabyyEntrevista de www.terra.com.pe

Ha sido incluida en el Salón de la Fama de Vóley Mundial, en Massachusetts, y ha sido reelegida como congresista del Perú. Se negó a jugar por la selección italiana y aún piensa casi todos los días que perdió la medalla de oro en las Olimpiadas de Seúl del 88. Tuvo su primera hija a los 40 años y sus relaciones sentimentales han sido con extranjeros. No ve fútbol, pero piensa que si los clubes no pueden sobrevivir, deben desaparecer. Gaby Pérez del Solar responde "Otra Pregunta".

Por Paul Alonso / Fotos Musuk Nolte

-Me imagino que algún día, de grandes, mis hijas irán a ver a su mamá a un museo. No sé si las acompañaré.

-En la cancha éramos perfectas. En la cancha éramos las mejores amigas, hermanas, y teníamos un objetivo que era ganar por el Perú. Pero fuera de la cancha éramos doce mujeres que se peleaban, que no se soportaban, que hacían grupo, que se tenían envidias.

-Por más que yo crecí en Miraflores, mis papás nunca me hicieron sentir la diferencia de raza. Desde chiquita yo comía con la empleada.

-En el vóley había varias diferencias: los colegios a los que íbamos, la comida que recibíamos. Yo llegaba a mi casa y tenía un bistec, tomaba desayuno un buen plato. Y ellas llegaban al Divino Maestro, donde las mayores estaban concentradas, y les daban una pensión.

-Cuando recibí mi primer sueldo en Italia, mi papá me dijo "me lo das" y me compró una casa. Cuando fui todavía joven, mis papás me hicieron invertir lo que ganaba. Después hice mi hotel. Siempre pensando en el futuro, porque al final la plata desaparece. Y desgraciadamente, ahora muchas de las voleibolistas están en situaciones peores que antes.

-Si los clubes de fútbol no pueden sobrevivir, que desaparezcan. Yo sé que los futbolistas viven de eso, pero igual no les pagan.

-Uno de mis primeros enamorados fue un arquero... Casi todas salíamos o se casaban con futbolistas. Era otra época. No existía Magaly. Por otro lado nos portábamos bien. Salíamos a bailar, nos tomábamos nuestra cerveza, pero al día siguiente a las nueve estábamos entrenando. No hacíamos escándalo.

-El básquet no era un deporte tan ágil para mí. Yo no soy de contacto, de confrontar. Un poco que me asustó.

-El fujimorismo cambió el país. Yo que viví muchos años fuera vi la diferencia de cuando me fui en el 88 y cuando regresé en el 2004... Ahora somos tres Cuculizas en el congreso.

-¿Por qué hay tantos abogados metidos en política?

-Yo me casé muy joven. Vivíamos separados. No duró nada. Considero que fue una equivocación.

-Cuando tenía tiempo, venía al Perú para hacer turismo.

-Me gusta viajar. He ido a hoteles de todo tipo, de una estrella, de cinco estrellas, lujosos, no lujosos, en carpa. Yo me acomodo a cualquier cosa.

-El hombre más bajo con el que he salido medía como 1.70. Pero era lindo, súper bacán. Éramos ridículos creo... El peruano tiene miedo de una mujer alta.

-Nunca tuve la oportunidad de tener una relación seria en Perú.

-Mi primera hija la tuve a los 40 años. Gracias a Dios salí embarazada rápido. Pero mi esposo y yo la teníamos clara: si no salía embarazada en seis meses me hacía inseminación. Ya no podía esperar más tiempo.

-Un divorcio es una derrota. Por más que ya no quieras estar casada, es algo que te deja marcada toda la vida.

-Casi todos los días pienso que perdimos la medalla de oro.

Vea la entrevista completa AQUI