Imprimir

Elena Keldibekova jugando doble rol en el equipo de Perú

Escrito por vivevoley.com En .

Elena sorprende a la FIVBElena sorprende a la FIVB

 

FIVB: Elena nació en Kazajstán pero es una jugadora ícono del equipo nacional de Perú, la FIVB realizó una interesante nota sobre la trayectoria de 'Ele'

Dieciocho años atrás Elena Keldibekova llegó al Perú desde su nativo Kazajstán para jugar una temporada por el Club Regatas y a la fecha es una feliz ciudadana peruana y una de las más admiradas deportistas en un país donde el voleibol femenino es seguido con pasión.

En su último campeonato con su equipo nacional adoptivo, Keldibekova, que cumple 38 años el próximo mes, está jugando un doble papel como armadora constante y además como una asesora no oficial para la nueva generación de voleibolistas a las que casi dobla en edad.


Elena, nombrada la mejor armadora de la Copa Panamericana en los últimos dos años y también en el Montreux Volley Masters del 2011, fue una vez más requerida para representar los colores patrios en el Pre Olímpico Mundial que actualmente se viene llevando a cabo en Tokyo, Japón.

Y tal como sucedió desde el 2000, cuando representó a Perú en los Juegos Olímpicos de Sydney, Elena tuvo una respuesta positiva a la convocatoria.

"Hablé con la Federación Nacional sobre incluir a Elena en nuestro equipo luego de que terminara la temporada con el Time Volley Matera en Italia," dijo el entrenador Luca Cristofani. "Está en excelente estado y le brinda experiencia y estabilidad a un equipo con muchas jugadoras jóvenes."

"Ella puede dirigir con su ejemplo y ayudarlas a crecer a medida de que se embarcan en el proceso de un nuevo ciclo olímpico y espero ubicarnos entre los mejores ocho equipos dentro de cuatro años," añadió el italiano Cristofani.

Mientras Elena está en una gira de despedida que podría incluir la Copa Panamericana de inicios de julio, ella no está lista para dejarlo todo y está planificando jugar "dos o tres años más de repente en Italia o quizás en Alemania."

"Estoy muy feliz de poder ayudar a las jugadoras jóvenes para que mejoren la parte técnica de su juego y también tienen que aprender muchas cosas acerca de las tácticas", dijo Keldibekova después de uno de los partidos de Perú en el Gimnasio Metropolitano de Tokio.

La nativa de Almaty, que ha jugado en las ligas profesionales de Alemania, Azerbaiyán e Italia, dice que no ha sido fácil para el equipo hacer ajustes del estilo asiático al actual, más inclinado al estilo europeo de Cristofani.

"Yo hablo con (Alexandra) Muñoz, la armadora menor, sobre la parte mental del juego y cómo hacer frente a diferentes situaciones", comentó Keldibekova. "Es un proceso largo para una armadora, pero esta nueva generación tiene buen talento que sólo necesita ser pulido."

Elena, que habla un perfecto español y también un alemán y ruso fluído, está casada con Johnny Westreicher, un ex jugador peruano de ascendencia alemana que solía entrenar al equipo femenino del Regatas cuando Elena llegó por primera vez a Lima, y tienen un hijo, Jan, que es un atleta consumado en general.

"Me enamoré del Perú, de la gente, la atmósfera, el clima y, por supuesto, de Johnny en el instante en que planté mi pie allí", admite Keldibekova. "Mis padres, mis abuelos y una hermana todavía viven en Kazajstán y la última vez que los visité fue hace dos años."

Elena está muy orgullosa de los primeros logros de Jan, de 16 años, que es el campeón juvenil de salto de altura de Perú, con una marca personal oficial de 2,01 metros.

"Él juega al baloncesto, balonmano, atletismo y voleibol, por supuesto", dice ella. "Estoy muy orgullosa de él y yo realmente no puedo esperar a verlo jugar para el equipo nacional. Creo que voy a llorar cuando ese día finalmente llegue."

Cuando su carrera como jugadora llega a su fin, Elena tiene previsto completar sus estudios en Educación Física y seguir vinculada a los deportes, algo que lleva en la sangre y es común dentro de su familia cercana.