Imprimir

Leyla Chihuán: El deporte puede hacer la diferencia

Escrito por vivevoley.com En .

Leyla ChihuánLeyla ChihuánA puertas de sus participación este domingo 21 de abril en la carrera 5k de la Fundación Belcorp, (www.fundacionbelcorp.org) Leyla Chihuán fue entrevistada y brindó su testimonio de como el deporte puede hacer la diferencia. 

El deporte es una historia llena de sacrificios y satisfacciones. Alguna vez la voleibolista y capitana de la Selección Peruana de Voleibol de Mayores Leyla Chihuán no cobró su sueldo durante seis meses porque el equipo para el que jugaba atravesaba una crisis. Entonces supo que luchar sería una constante en su vida. Ahora tiene 37 años, es madre de un bebé y también Congresista de la República.


Leyla entró en política tras una exitosa trayectoria de quince años en Polonia, Italia y España. Pero, a la par, también ha hecho carrera fuera de las canchas. Es Máster en Dirección y Gestión de Instalaciones Deportivas por el Instituto Europeo de Estudios Empresariales de España y tiene un diploma en Políticas Públicas e interculturalidad por la Universidad Ricardo Palma. Hoy, en el Congreso, es miembro de las Comisiones de Educación, Juventud y Deporte, y promueve políticas a favor de los deportistas y de la igualdad étnica.

 


A puertas del inicio de la carrera 5k, conversamos con ella para saber un poco más sobre la influencia del deporte en la vida de la mujer. A Leyla le encanta correr. Cuando lo hace, va con la mirada hacia delante y entonces aprovecha para pensar en muchas cosas. Es en el trayecto, cuando el sudor se hace sentir, que deja fuera todo lo negativo, lo que la hace sufrir. Y, como toda mujer en plena carrera, llega a su meta con menos peso, mucho más libre.

- ¿Qué te motivó a ser deportista?
Empiezo a hacer deporte desde muy chica. Estudié en un colegio de monjas, y siempre se preocuparon por el bienestar, no solo cognitivo, sino también físico. Participábamos en olimpiadas escolares, el deporte siempre ha sido parte de mí.

- ¿En qué te favoreció practicar un deporte como el vóley? ¿Qué le aportó?
El vóley ha aportado muchísimo en mi vida. Parte de lo que soy se lo debo y agradezco a esta actividad. Como persona me enseñó a tener una buena disciplina. Disciplina para llegar temprano, para cumplir con los horarios, para entrenar bien, para no robar horas al entrenamiento. Disciplina para no mentir. Yo estoy más que convencida en que el deporte es educación, salud y cultura.

- ¿Qué elementos positivos le proporciona el deporte a la mujer?
Aparte de una vida sana y saludable, le permite estar a la vista. Una deportista es una mujer totalmente diferente: la miran, la observan, ven cuál puede ser su punto débil, pero nunca lo encuentran. Una mujer es hermosa por donde la veas, es una especie única. Si quizá no hace un deporte de alta competición puede hacer un deporte de mantenimiento. Por donde lo mires hay ganancias. Una mujer que no se reinventa es una mujer que se queda sentada en sus laureles. Ser mujer y hacer deporte te abre muchísimas puertas.

- ¿Cómo a través del deporte pueden salir adelante las mujeres?
La mujer que hace deporte se vuelve exitosa. Si hace deporte y lleva un hogar o rutina, se convierte en una leona. Una mujer poderosa. Con toda la experiencia que tiene no se va a dejar ganar así no más. La garra y el temperamento nace con una persona, se va desarrollando en el transcurrir de tu propia vida, es verdad, pero si no lo sacas o empleas nunca se manifiesta. El deporte es un gran activador.

- ¿Cómo te sientes al saber que inspiras a muchas mujeres, al ser un ejemplo a seguir?
Me siento presionada a veces. Es algo de mucha responsabilidad. Esas mujeres que te admiran lo hacen porque siempre te han visto bien. Entonces tengo que procurar verme bien, estar bien, sentirme bien, ser fuerte, sonreír, ser consecuente con lo que hago, con lo que digo, porque eso es lo que ellas están viendo de mí. Es una presión añadida, pero también es parte de mi motivación diaria.

- ¿Qué aspecto o virtud tuya es la que querrías que sigan?
Siempre les digo a las chicas: «¿A dónde quieres llegar?». Esa es mi primera pregunta. La otra: «¿Qué estás haciendo para llegar ahí?» Con eso les quiero decir que esto es un día a día. La vida es una carrera constante. Adonde queremos llegar, adonde hemos puesto los ojos, hay que ir paso a paso con nuestros objetivos, pero nunca mirar a atrás. Mantenerse firme en lo que uno quiere, y luchar, y luchar, sin necesidad de pisar a nadie. Quieres más, lógralo queriéndote, cuidándote, respetándote.

- ¿Qué mensaje te gustaría darle a las mujeres latinoamericanas?
Las mujeres latinoamericanas dentro del mundo somos las más queridas, son las más deseadas, son las más respetadas, por el carácter y la raza que tienen. Entonces mantener eso, mantener ese deseo, pero hay que mantenerlo siempre pensado primero en lo que queremos nosotras, segundo nosotras y tercero nosotras.

Entrevista: Fundación Belcorp