Imprimir

Día de reflexión

Escrito por Luca Cristofani - DT Selección Femenina Mayor de Perú En .

Inicialmente quiero disculparme con los lectores de Vivevoley por haber saltado la columna en las últimas ediciones pero he debido sumergirme completamente en el trabajo. Aprovecho mi primer día libre para hacer el punto actual de la situación: En estos meses se ha jugado mucho sin una adecuada preparación.Una temporada tan rica de compromisos tenía que prever un período inicial de por lo menos 6 meses. Prácticamente, desde el 20 de Mayo y con solo 2 semanas de preparación, hemos iniciado a jugar sin pausa hasta el otro día.

 

El continuo variar de las jugadoras (la lista definitiva existe desde el 5 de Septiembre del 2011) no ha permitido encontrar rápidamente el justo equilibrio. Además, la falta de preparación produjo muchos problemas físicos (medios y grandes) que como han podido ver han influido notablemente en las decisiones de juego en el último torneo.

En estos meses ha habido siempre una doble búsqueda:

 

- La primera era encontrar la lista ideal para afrontar, dentro de algunos meses, la clasificación olímpica.

- La otra era dejar la mayor cantidad de espacio posible a las jóvenes aunque a costa de no conseguir los mejores resultados; era algo que, antes o después, alguien tenía que hacer, porque de otro modo no habrá futuro para el vóley peruano.

Muchas veces un entrenador tiene que tomar decisiones entre aquello que es justo y aquello que es conveniente. Yo he decidido por aquello que es justo, buscando un equilibrio que me permitiera en los próximos tres meses de ganar la clasificación olímpica, pero al mismo tiempo sin dejar de pensar en el futuro.

Hoy es claro para todos que el Perú necesita de jugadoras expertas para poder clasificarse a las olimpíadas, pero al mismo tiempo colmar ese vacío (técnico-táctico) de más de 10 años de edad que hay entre los dos grupos que forman la selección. Imagínense cuántas diferencias pueden existir (carga de trabajo, técnica, táctica, psicológica, de aprendizaje, etc.) al interno de un equipo tan poco homogéneo de edad.

A mí me ha tocado "l'onore e l'onere" (el honor y la carga) de este doble objetivo que con orgullo y profesionalidad continuaré a realizar al máximo.

Con el pasar del tiempo, el entendimiento con el vértice dirigencial ha ido siempre mejorando. Hemos compartido juntos elecciones y estrategias para no dejar de lado ninguno de los objetivos anteriormente mencionados. Hoy, la sensación que tengo es de optimismo, porque veo un equipo que, más allá de su falta de homogeneidad, es completo y está listo para alcanzar el doble objetivo de clasificar a las olimpíadas programando el futuro.

Un abrazo a todos y hasta la próxima.

Luca.

 

El Dato:

Luca Cristofani, entrenadore de la selección peruana de voley, escribe todos los domingos Misión Olímpica, en www.vivevoley.com