Imprimir

Juan Diego García: La importancia de la técnica en las primeras etapas II

Escrito por Juan Diego García En .

Hola de nuevo amigos de vivevoley:

En esta semana seguiremos abordando el tema en el que se relaciona la técnica en las primeras etapas y su importancia para el desarrollo del juego.

 

Hoy centraremos el análisis en los gestos de mano baja, la recepción y la defensa. A estos les otorgo una gran importancia porque son los que harán que la posibilidad de obtener el punto a través del gesto técnico más determinante, el ataque, pueda tener una mayor eficacia.

 Los jugadores noveles a lo largo de sus cortas carreras deportivas acumulan un número de contactos sobre el balón bastante menor que los jugadores experimentados, por tanto su control sobre la pelota se presupone menor. Así pues el contacto o mejor dicho, el MUCHO contacto con la pelota es fundamental para poder efectuar ese control que deseamos para poder controlar el juego.

¿Cómo realizar estos contactos? dependerá de los medios: Número de balones, cancha de entrenamiento (coliseo-cancha externa-condiciones de la misma), número de redes de las que disponemos, mesas donde subirse para simular el ataque o el saque, entrenadores ayudantes, horas (semanales y diarias), interés de los entrenadores y de los propios jugadores, entre otros factores.

Si un entrenador posee un balón por cada jugador, mi pregunta es: ¿Por qué no dar un balón a cada uno a lo largo de la sesión de entrenamiento? Así aumentaríamos el número de contactos que realiza al cabo del tiempo que dure la misma.

Enlazado con lo anterior, otro aspecto reseñable radica en el diseño de los ejercicios y sesiones puesto que, si la distribución de los ejercicios a lo largo de la sesión se realizan en parejas, el número de contactos se ve reducido a la mitad, si se hace en cuartetos se ve reducido a una cuarta parte, y así sucesivamente. Por tanto, además del material del que dispongamos es muy importante el diseño de las tareas.

¿Por qué realizar ejercicios en los que hay interminables filas y en los que se realiza un contacto cada minuto o minuto treinta?

En las primeras etapas y, si el material con el que cuento me lo posibilita, considero que habría que realizar bastantes ejercicios de modo individual y aislados del juego para que el jugador/a aumente así el control sobre el balón y pueda efectuar un desarrollo técnico importante. Una vez alcanzado ese cierto dominio de la pelota, podremos ir planteando situaciones tácticas individuales para ir paulatinamente pasando a situaciones colectivas en las que progresivamente aumente el número de jugadores.

En cuanto a la calidad de los contactos, tenemos que poder enlazarlos con la realidad del juego, contactos de antebrazos que pasan de ser aislados de la realidad del juego: El jugador/a de frente a una pared. De ahí pasarían a enmarcarse dentro de una situación en la que el contacto se realiza desde un saque, o simulación de saque, un contacto de defensa viene realizado desde un ataque controlado (también puede ser un ataque de dedos).

Otro factor a tener en cuenta en el desarrollo del sistema de juego, y por consecuente, la programación de los ejercicios y sesiones a desarrollar, viene determinado por los niveles de los jugadores pues un equipo que apenas domina el juego no puede jugar con un equipo de mayores que ha participado en un campeonato del mundo, con jugadoras que atesoran una experiencia de más de 10 años jugando al primer nivel internacional y que llevan practicando voleibol más de 20 años.

Por tanto como entrenadores debemos determinar el nivel de ejercicios, sesiones y sistema: según el nivel técnico (CONTROL DE LA PELOTA)/táctico de nuestros jugadores/as.

A modo de CONCLUSIÓN de estos dos bloques acerca del trabajo técnico me gustaría hacer una reflexión:

Los entrenadores/as debemos entrenar la técnica para poder controlar el balón aunque, debemos crear ejercicios en los que los jugadores/as desarrollen también el pensamiento, que tengan que analizar el juego, reflexionar en las diferentes acciones.

No podemos nunca olvidar que este desarrollo debe ser acorde al nivel de los jugadores/as.

Por tanto: LLEVEMOS A CABO UN BUEN DESARROLLO TÉCNICO PARA PODER ENMARCARLO DENTRO DEL JUEGO.

UN SALUDO, Juan Diego García Díaz.